viernes, 2 de febrero de 2018

CANTO PARA UNA HUELLA











CANTO PARA UNA HUELLA

 Francisco Urrea Pérez

Hay un ingreso al alma
cuando se alza una huella.
Se recoge del cantar de los caminos idos
Y del amor en la tinta de una lápida.









DISVARIAR

rancisco Urrea Pérez

Se escucha un beso sonámbulo y anónimo.











VERBO Y SILENCIO
 Francisco Urrea Pérez

Marañas de fuego recogen horizontes no nacidos
y los estampan
con policromados silencios
en un concierto de mundos y de voces, traslucido.
Con la palabra, como bandera que no tiene patria.








JUGUETEO.

 Francisco Urrea Pérez

En un borde de tu destino
se sienta tu nostalgia,
como un bisturí que abre la corteza
del recinto de tus querencias,
donde solaz, te asomas.









CANSADA LIBERTAD 

Francisco Urrea Pérez

Pasaron los pasos libertinos,
Los bramidos libertarios
Los senderos abiertos a los paraísos
La aventura se quedó sin asideros
Y ya, los trenes pasan de largo.
La libertad anhela su reposo
Busca en sus polvaredas un regreso
Quizá un afecto que pasó bohemio
y un bastón sin puerto para su ocaso.









EN LA ISLA DE TUS OJOS
Francisco Urrea Pérez
  
Y  tu piel me hospeda.
Y estaré en contacto con tus falacias.
Con el quehacer de tus aires de mundo.
Con un bote presto a tus sandalias
y a tus riadas de vanidad.










UNA VOZ HOSPEDA SU EXISTENCIA.

Francisco Urrea Pérez


Se quedó buceando
tras el horizonte,
donde
ésa voz escava su existencia,
como un violín que ojea sus desquicios,
interpreta su caverna y lo mima
desde el templo de su liturgia errante.













INCINERANCIA

 Francisco Urrea Pérez

Quema esa balada
Vuelve a inflamar los viejos vientos
Las calles asfaltadas de alegría y lágrimas.
Las letras en los libros de aquellos versos
La sonrisa turbada por la espera enamorada
Y al final
La fronda vivaz de ese recuerdo
se incinera toda,
En un abrir y cerrar del alma.













LOS POETAS SÍ SE MUEREN

 Francisco Urrea Pérez

Los han visto hundirse en sus ocasos
Sedientos de vino para sus almas
Descalzos de soles
Desnudos de mañanas
Con sus glorias vertidas
en los pizpiretos tacones de su amada.
















RUMBO AL SOL 
Francisco Urrea Pérez

                 La risita de una huella, sabe de los pasos de su sol bermejo






















jueves, 1 de febrero de 2018

SI PUDIERA MIRARME DESDE TUS OJOS






SI PUDIERA MIRARME DESDE TUS OJOS.



  Francisco Urrea Pérez
                                                                                                                                      
Desde el discurso de tus ojos
salta la chispa de un desvarío
fogoso, efímero y mordaz.
Si desde el balcón de tus ojos, pudiera,
como una antorcha que vaga en pleno día
calcinar distancias
Irrumpiría en las pisadas de mis pasos
para verme en lo que ven tus ojos
o para huir de ti, si tu mirada no me nombra.












EN RETIRADA
Francisco Urrea Pérez

Y, sin doliente
pasos ,cenizas y navíos.
Alegrías tiznadas con el vino.
¿Dónde arrancar las velas?
En la mirada de la marea,
cuando flota sin fronteras,
por la  altanera espuma
del olvido.




DESTINO DE PASO.

                                                                                                                                              Francisco Urrea Pérez

Se ovilló a mi suerte y se la jugó conmigo.
Descorrimos  la inmensidad.
Nos juramos  todo para olvidarlo todo.
Sin palabras, sin  miradas de verano,
sin músicas y sin manteles,
con los pies desiertos para la memoria,
sin carteros, sin prisas, vestidos de abandono
como si el tiempo y el universo
fueran los matices de un destino,
que se encontró, por fin, y se vivió de paso.




FALACIDAD

                                                                                                                                              Francisco Urrea Pérez
Se va ahuecando,
Inasible y libertino.
Con su puño florecido.
Con su tiempo al vuelo.
Quiere volver a la calleja
donde se aman el alba y el ocaso.
Donde el pozo se suelta a la corriente
y el sortilegio exultante
se entrega en placidez al gran río.



UNA LÁGRIMA ENCANTADA

                                                                                                                                              Francisco Urrea Pérez
Algo la hizo desembarcar de unos ojos,
y con garbo, esa lagrima se dejó rodar.
Fraguada de humano cristal,
con fondo de sentir y firmamento  
se alberga en la seda de un atuendo.
Esa lágrima se deja atrapar
en la belleza encantada del íntimo sendero
y en la gesta escondida de una devoción.







VÁLGAME VIDA, DE ESTE SILENCIO

                                                                                                                                              Francisco Urrea Pérez

Bajo la túnica de la muerte
se deshilan  las trenzas del silencio
en desagravio a esos amores  imposibles,
póstumos sentires,
que reconfortan una mísera existencia.
He ahí la muerte de un amor vivificado en el silencio
Incapaz de morder el vórtice de sus ardores.
Cárdeno y tránsfuga
Como las formas que se astillan en su sombra.








BOLEROS

                                                                                                                                              Francisco Urrea Pérez
El alma se cansó de tantas caricias prometidas
Entre  la cafeína, la cercanía y el sereno
Con la espera que se bate con la otra espera
Y la mirada que corteja algún utópico momento.








DESTIEMPO
Francisco Urrea Pérez


Y la mar como mis venas tiene sus velas ya marchitas
Hay tempestad en mis ojos
El ahora en el tiempo alucina con otro tiempo
No  encuentro estadía para la prisa
Cierto pesar viene y me acompaña
Me quedé en la mitad de mis abrazos
Oyendo el torrente que me hurga y me agoniza.









PALABRAS

                                                                                                                                              Francisco Urrea Pérez
Alumbra mi exaltación el escucharte.
Voy a tu voz.
Discurro sobre las calles por donde nos paseamos
en medio de la humana marea.
La ciudad y nuestros discursos.
Tu verbo y tu encanto.
Tu palabra tomada de mis palabras en un coro de alegría.




VENGO DE UN  RARO VIAJE QUE NO EMPECÉ.

                                                                                                                                             Francisco Urrea Pérez
Sé saber de ti;
tu camino ya estaba en mi memoria.
Te he encontrado tantas veces
y me encuentras,
recostado en el sofá donde me fusilas.
Rasgada la alegría
Arribo al sueño vivo de la travesía hasta tu sombra.
Cruzándome siempre, con un jirón de tu sonrisa.